Cómo hacer abono natural

Una manera de mantener la fertilidad de la tierra es incorporándole abono. Y nada mejor que un abono orgánico, desprovisto totalmente de químicos. La fertilidad de la tierra es esencial para poder cultivar y que las plantas crezcan mucho más rápido y de forma sana.

Los desperdicios orgánicos componen casi el 70% de nuestra basura doméstica, y es muy útil para elaborar un excelente abono para nuestras plantas. Reciclando algunos residuos orgánicos que desechamos diariamente en casa como hojas, restos de fruta, verdura, vegetales, café, cáscaras de huevo o estiércol, podremos conseguir un abono casero y natural excelente para nuestras plantas.

Pasos a seguir para realizar compost:

Recipiente para el compost

Lo primero es buscar un lugar en el jardín o un rincón en el patio que sea aireado; de ser en el jardín podremos realizar un agujero en el suelo pero es recomendable echar una capa de paja, piedras o gravilla en la parte de abajo para que el agua drene; de tratar de realizarlo en un recipiente, este debe ser de plástico con tapa y tendrás que hacerle agujeros en la superficie y en la base, al menos 1cm de diámetro, para facilitar el proceso de compostaje y evitar el exceso de humedad.

Residuos orgánicos para el abono

La clave para una buena composta consiste en tener un 25% de material verde (restos de césped, frutas y vegetales) y un 75% de material seco (ramas, hojas secas, papel, cartón, etc). Junta tus residuos orgánicos y recuerda no incorporar productos lácteos, carnes, huesos, grasa animal o sustancias químicas como pesticidas.

Realizar la mezcla del abono

Asegúrate de cortar la materia orgánica en trozos pequeños para facilitar la descomposición. Córtalos y tritúralos bien antes de echarlos a la mezcla, ya que cuanto más pequeños, mejor.

Una vez listos tus residuos mézclalos unos con otros, y puedes colocar el material en capas; una capa de material verde sobre una de material seco. Lo importante es que ambas capas tengan contacto entre sí. Puedes añadir cada día un poco de tierra encima.

Cuando hayas logrado una buena mezcla, échale agua gradualmente. La idea es que el material quede solo húmedo, lo que acelerara el proceso de descomposición natural.

Recuerda revolver el material semanalmente para airearlo y evitar que el agua se empoce entre la materia orgánica y que los desechos se compacten.

Abono listo para usar

Revisa que los materiales se vayan descomponiendo adecuadamente. Ten en cuenta que el abono necesita una cantidad correcta de humedad. Una correcta descomposición dejará un aspecto de esponja húmeda.

La obtención de una buena composta, dependiendo de la cantidad de elementos orgánicos que incluyas ronda entre los 3 a 8 meses. Sabrás que el abono está preparado cuando ya no distingas los residuos originales. El abono presenta un color marrón oscuro y debe oler a tierra húmeda.

Pasado este tiempo ya podrás utilizar tu abono casero y natural en todas tus plantas!

Si necesitas ampliar la información, no dudes en consultar en tu Ferretería en Vigo

Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *