DEVUELVE EL BRILLO A TUS MUEBLES VIEJOS

Seguro que tienes más de un mueble antiguo en casa que no quieres retirar, ya sea por valor sentimental o simplemente porque te encanta, pero que su estado deteriora un poco la decoración de la estancia. Eso se puede solucionar recuperando el brillo del mismo y que vuelva a ser el mueble que fue en sus comienzos.

La mayoría de los muebles que adornan una casa están fabricados de madera. Debes limpiar el polvo siempre que sea posible, aunque tienes que tener cuidado con los productos de limpieza que utilizas. Además, hay que prestar mucha atención a los líquidos, ya que la madera, es muy sensible y pueden estropearla. El cuidado de un mueble de madera retrasará su envejecimiento aunque lo más normal es que con el paso del tiempo pierdan su resplandor inicial.

Para que nuestro mueble no pierda su esencia como mueble antiguo bastará con recuperar el brillo de la madera pero sin que esta deje de verse antigua y desgastada. Así seguiremos teniendo nuestro preciado mueble pero encajando con la decoración del resto de la casa.

Recuperar el brillo de un mueble viejo es un trabajo muy sencillo que tan sólo necesita unas técnicas básicas a seguir. Lo que vamos a necesitar es un barniz tinte especial para madera, y con ello lograremos un aspecto totalmente nuevo en nuestro mueble.

  1. Debemos desmontar todas las piezas de nuestro mueble, en el caso de que el mueble tenga puertas o cajones, para poder trabajar de forma más cómoda.
  2. Lijamostoda la superficie para eliminar los restos de pintura o barniz antiguos antes de aplicar el nuevo barniz. Utilizamos un papel de lija de grano grueso o una lijadora eléctrica, y una vez lijada toda la superficie, limpiaremos bien los restos de polvo que hayan quedado.
  3. Finalmente, aplicamos el barnizen toda la superficie de nuestro mueble, sin olvidarnos de ningún rincón, utilizando una brocha, que moveremos en sentido de la veta de la madera. Con este barniz, además de mejorar el aspecto, estaremos protegiendo la madera del uso y del ambiente. Aplicamos bien el producto cubriendo la superficie por completo y repartiendo la misma cantidad en todas partes, para que el color y el tono sean uniformes.

Una vez haya secado el barniz, podemos volver a montar el mueble, que ya lo tendremos con un aire mucho más renovado, pero conservando su esencia antigua.

Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *