La aerotermia, probablemente, la calefacción del futuro

Durante los últimos debates en el gobierno y los medios sobre el cambio climático, se ha puesto en tela de juicio los diferentes sistemas de energía y calefacción, las obligaciones relativas a paliar el cambio climático no son fáciles de cumplir cuando gran parte de la población hace uso del gas natural como fuente de energía.

Por lo tanto, ¿qué otras opciones hay disponibles que puedan reemplazar al gas como la principal fuente de calefacción en España? ¿Qué podemos hacer para reducir la huella de carbono?

Actualmente, es difícil ver exactamente cuál será el futuro, pero de las opciones disponibles, algunos sistemas son demasiado caros, otros no se adaptan a hogares particulares o no están completamente desarrollados. Lo que sí parece probable, es que el futuro de la calefacción se basará en gran medida en la electricidad.

Las bombas de calor funcionan de manera similar a las neveras en el sentido de que capturan el calor del exterior de una propiedad, ya sea del aire, del suelo o de una masa de agua cercana y lo concentran para su uso en el interior del edificio.

La aerotermia es más verde que el gas

Las bombas de calor funcionan con eficiencias que van desde el 250% al 400% dependiendo del tipo y la estación, lo que significa que por cada watio de electricidad utilizada, se crean 2,5-4 watios de energía térmica. Esta energía también se consigue sin liberar gases nocivos a la atmósfera de forma localmente (siempre y cuando la electricidad utilizada para hacer funcionar el sistema provenga de una fuente renovable). Se prevé que la red de suministro dejará cada vez más el carbon como combustible en los próximos años y, por lo tanto, la aerotermia será más limpia con el tiempo.

El ahorro en las facturas de calefacción pueden ser significativos: Se estima que los sistemas de bomba de calor son alrededor de un 26% más baratos que una nueva caldera de gas (teniendo en cuenta los costes de funcionamiento). Sin embargo, estos ahorros dependen de una serie de factores, por lo que es bastante difícil calcular con precisión el ahorro total y es probable que sea diferente para cada hogar.

Las bombas de calor dependen básicamente de la electricidad para funcionar. Si la electricidad suministrada proviene de fuentes no renovables, reduce los beneficios ambientales de una bomba de calor. Sin embargo, son el sistema perfecto para complementar un sistema de paneles eléctricos solares fotovoltáicos (Esto ocurre cuando el sistema de paneles solares funciona en condiciones óptimas).

Bajo mantenimiento

La aerotermia es quizás el sistema con menor mantenimiento, habitualmente basta con una revisión anual, para comprobar algunos detalles del sistema, aunque es aconsejable firmar un contrato de mantenimiento, algunos detalles básicos podrían ser fácilmente comprobados en casa.

Durante las épocas de frío, las bombas de calor pueden experimentar algunos problemas. No siempre se puede lograr una eficiencia total de calor cuando hace realmente frío, por lo que la calefacción de reserva (resistencia eléctrica) de dentro de la bomba de calor podría ponerse en funcionamiento.

Las bombas de calor no son adecuadas para todos los tipos de edificios. Sólo funcionan realmente bien en casas bien aisladas y sin corrientes de aire.

Las instalaciones de aerotermia tienden a funcionar de manera más eficiente cuando el agua caliente del circuito de calefacción fluye a una temperatura más baja y durante un período de tiempo constante. Por esta razón, es importante que sus usuarios entiendan cómo hacer funcionar y obtener el mejor rendimiento. Además, el sistema de distribución de calor debe ser cuidadosamente diseñado, ya sea que se trate de calefacción por suelo radiante o radiadores convencionales. Si ya posees radiadores en tu anterior calefacción, se debería aumentar los elementos de éste con el fin de equiparar la temperatura del agua más baja.

Por todo expuesto, parece que las bombas de calor podrían ser los sistemas de calefacción del futuro. Hacer que las bombas de calor sean un estándar para las obras nuevas llevaría a que la demanda subiera y el precio bajara. Por otra parte, hay que tener en cuenta que muchos de los hogares no son eficientes energéticamente o no están adecuadamente aislados.

Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *